Estadísticas sobre el aborto en el mundo y en República Dominicana: Crystal Fiallo

PUBLICADO EN LA SECCION FIRMAS DE CLAVE DIGITAL EL DIA martes, 18 de septiembre de 2007
DESDE EL CRISTAL
¡Shhhhh!! El aborto: ¿realidad o censura?
El aborto inseguro es un asesinato y denota desigualdad de género, ya que a ningún hombre se le restringe de intervenirse quirúrgicamente al momento de posible riesgo de muerte o condiciones de salud.
Crystal Fiallo - Ciudadana.

El aborto es la interrupción del embarazo de la madre por razones diversas. Su práctica puede llevarse a cabo por distintas circunstancias según las legislaciones de cada país. En la República Dominicana dicha práctica está penalizada absolutamente.

Actualmente el proyecto de Ley del Código Penal (CP) se está debatiendo nueva vez a raíz de las observaciones hechas por el Poder Ejecutivo, y se han llevado a cabo dos vistas públicas para discutir la posibilidad de despenalizar dicha interrupción o que permanezca como está en la actualidad.

Tuve la oportunidad de participar y agotar un turno en la vista pública del 22 de agosto y me permito describirles el escenario que esa mañana me acomodó. El salón del Congreso Nacional estaba repleto de personas: unas en contra del aborto, otras a favor del mismo, otras que ni siquiera sabían por qué estaban allí ni para que los habían llevado, algunos disfrazados de médicos matasanos (de forma burlona para mimetizar a los médicos que practican el aborto) con ganchos atravesando muñecas; otros con afiches con consignas sobre el debate, entre otras cosas. Presencié uno de los espacios más participativos en cuanto a relación ciudadano-estado se trata.

Las personas allí en contra del aborto se hacían también denominar “pro vida” lo cual es un calificativo totalmente errado. Aquellos y aquellas a favor del aborto también son pro vida. Sus intenciones no son quitarles la vida medalaganariamente al nonato. Al contrario, quieren garantizar una vida menos traumática a la madre víctima de situaciones específicas. Quieren que se despenalice el aborto de manera parcial, por las 4 causales que a continuación detallo:

v Cuando existe violación sexual a la mujer;

v Embarazo producto de incesto;

v Malformación del feto;

v Aborto Terapéutico: esta interrupción se refiere a cuando la vida de la madre está en riesgo, asimismo la salud de esta.

Cuando participé en dicha vista pública y me adherí a esta postura de despenalización por las 4 causales antes presentadas, sentí, como siento, que estaba haciendo mi mejor aporte para aquellas víctimas de estas situaciones limitadas.

Algunos quieren llamar estas causales como brechas jurídicas para poder introducir esta práctica en nuestro país, pero la realidad es que penalizado o no, el aborto se practica miles y miles de veces al año en esta isla de ensueño.

No existe un estudio serio que demuestre verdaderamente la cantidad de abortos practicados en los últimos años puesto que la penalización actual mantiene estos indicadores censuraros.

Para la sociedad Dominicana, pronunciarse públicamente sobre el tema del aborto es un riesgo para aquellas figuras políticas que buscan quedar bien con todos sectores de la sociedad.

Una persona que emita su postura respecto a una controversia social debe ser respetada y aceptada por aquellos que estén en desacuerdo.

La tolerancia es la base del éxito de todos lo diálogos internacionales más productivos. Lograr que todos y todas unifiquemos criterios e ideologías es una utopía. Por eso no podemos permitir que se inicien campañas de descrédito hacia grupos de la sociedad civil organizada y desorganizada sobre posibles sobornos a legisladores o de estrategias maléficas.

Los legisladores tienen tres funciones fundamentales: fiscalizar, representar y legislar. Cuando legislan, como es el caso de lo que se pretende con el proyecto del CP, deben adherirse a la realidad que abriga a la nación: el aborto es una realidad NO una excepción.

El Departamento de Relaciones Económicas y Sociales de las Naciones Unidas, en su división de población, presentaron el informe de “Políticas Mundiales del aborto” en este año 2007.

Este documento refleja el panorama internacional de las distintas legislaciones sobre el tema del aborto. Aparte de las 4 causales antes establecidas, se presentan las causales socioeconómicas y por decisión de la madre.

El 97% de los países del mundo aceptan el aborto para salvar la vida de la madre; el 67% despenaliza el aborto para preservar la salud física de la mujer; el 64% para preservar la salud mental de la mujer; el 48% por violación sexual; el 45% de los países permite el aborto por malformación del feto; el 34 % despenaliza el aborto por razones socioeconómicas y por último, el 28% permite el aborto por decisión de la madre.

Para el tema de la preservación de la salud física y mental de la madre los países desarrollados son un 88 y 86 % frente a un 60 y 57% de países en vía de desarrollo. Para el caso de la violación sexual, malformación del feto y razones socioeconómicas, los países desarrollados tienen un 84, 84 y 78 % del porcentaje de países, y los países en vía de desarrollo tienen un 37, 32 y 19%. Esto evidencia que los países desarrollados encontraron la respuesta del aborto y sus consecuencias, en la despenalización del mismo.

El derecho a la salud es una prerrogativa fundamental consagrada no solo en nuestra constitución sino en muchos tratados internacionales suscritos por la República Dominicana. Se hace necesario hacer un llamado a los legisladores y a la ciudadanía en su estado más humano para que entiendan que el aborto no es un problema de controversias, de discusiones, de “dime y te diré”; el aborto es una realidad que incrementa la tasa de mortalidad materna por su inseguridad.

Debemos garantizar a las ciudadanas un servicio de salud seguro siempre y cuando sus condiciones encajen en las 4 causales. De no brindarles dicho servicio estaríamos violando sus derechos, su integridad y negándoles una asistencia que el Estado debe asumir por estas víctimas.

El aborto inseguro es un asesinato y denota desigualdad de género, ya que a ningún hombre se le restringe de intervenirse quirúrgicamente al momento de posible riesgo de muerte o condiciones de salud.

Aquellos fanáticos de los principios religiosos que se dejan nublar por la divinidad y no ven la realidad, los exhorto a escuchar testimonios de mujeres víctimas.

No amenacen con denunciar al Papa lo que acontece en República Dominicana, pues de ser verdad que están tan preocupados, denuncien también a Estados Unidos, Rumania, Polonia, China, India, Kuwait, Cambodia, Kazakhstan, Mongolia, Colombia, México, Uruguay, Argentina, Cuba, Barbados, Suiza, Austria, Francia, Alemania, España, Albania, Lituania, Dinamarca, Estonia, y ya, porque si sigo sería una humillación.

La cultura de “te voy a acusar con mi papá” no es más que el amiguismo, el clientelismo, la presión a las autoridades. Legisladores: ¡legislen! Acuerden cuál sería la mejor solución para nuestra sociedad. Por otro lado, la educación sexual y planificación familiar es uno de los mejores remedios para prevenir una interrupción injustificada, pero para eso se necesita voluntad política, ¡porque voluntad religiosa sí que no hay!


WWW.CLAVEDIGITAL.COM
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...