Erik Erikson y la Teoría de la Identidad del yo

Erik Erikson (Erik Homberger Erikson)   fue un psicólogo Alemán y estadounidense, nació un 15 de junio del 1902, se dedicó fundamentalmente a la observación y al estudio de la psiquis humana en grupos y de manera individual, lo que le facilitó sistematizar los procesos de identidad y las características necesarias a las personas en cada etapa o período de edades, desde la niñez hasta la adultez.
Erik Erikson y su pareja Joan Serson
 Nació en Frankfurt, Alemania en 1902. Desde siempre no pudo saber quien fue su verdadero padre, pues su madre no quiso identificarlo, aunque sí se supo que es de origen danés; por lo que su referencia afectiva y de origen fue su madre, Karla Abrahamsen. Esta fue una joven judía que le crió sola durante los tres primeros años de vida; para esa edad Karla se casó con el médico Theodor Homberger, quien era el pediatra del bebé de entonces. A partir de ese momento la pequeña familia se mudó a Karlsruhe en el sur de Alemania.

Murió en el año 1994 en Estados Unidos, hasta el final dedicado a la vida reflexiva sobre la psiquis humana, aún después de jubilarse en la Universidad de Harvard. Investigó toda su vida profesional junto a su cónyuge Joan Serson. Fue un migrante interno en Alemania y en Europa, y un emigrante y nacionalizado en Estados Unidos. Este continuo emigrar le permitió tener una sensibilidad especial para captar la importancia de la identidad para las personas, cuya construcción la veía de manera dinámica y continuamente haciéndose, de ahí su concepto de ver que la identidad se va haciendo en epigénesis, es decir que se va desarrollando desde el nacimiento, por períodos.

La tesis de Erikson sobre la Identidad

Erik Erikson postula que es importante tener una teoría del desarrollo humano que intente aproximarse a los fenómenos descubriendo desde dónde y hacia dónde se desarrollan, así como plantea las exigencias de la psiquis por fases, para un armonioso desarrollo, y propone los elementos de las crisis que devienen, cuando esas exigencias no se cumplen.

Tiene Erik Erikson su teoría de la identidad personal.

A sus ideas sobre el desarrollo humano, los Estadios del desarrollo y del desarrollo de la identidad en etapas le llama el llamado Ciclo epigenético, lo que es un aporte de esencial valor. Su libro "Infancia y Sociedad", en inglés, Childhood y Society, es una referencia importante para la comprensión de la construcción de la personalidad de los humanos y cumple 50 años ya de haber sido escrito.

Ha sido el creador de nuevos aportes y visiones tal como el ciclo de la vida, la identidad y sus crisis, los cuales han facilitado la comprensión de la evolución de la psicología humana en su relación con la sociedad y la cultura; este enfoque de las múltiples influencias supera el reduccionismo de las tesis clásicas del psicoanálisis freudiano. Cuestiona las concepciones de Sigmund Freud de las personas, como esencialmente determinadas por lo biológico, y con marcas fijas en el inconsciente, sin llegar a rechazar los supuestos básicos de Freud. Provee un insuperable aporte a la comprensión de las etapas infantiles del desarrollo, a los aspectos psicosociales involucrados en esa relatividad que define la identidad individual y social.

Analiza brillantemente la historia de la vida de Martín Lutero y Mahatma Gandhi con sus conceptos teóricos sobre la identidad y sus crisis.

Su Tesis es básicamente una teoría de la psicología del Yo a diferencia de Freud que se centró en el inconsciente y el Ello (Id, en otra nomenclatura). Incluye el darle una gran importancia al Yo y a su poder dentro de la dinámica de la personalidad. Parte de este Yo es capaz de operar independientemente del ello y del superyó y promover la salud mental. El yo es la arte objetiva, racional, de nuestra constitución mental.

La identidad es según esto una afirmación, "un sentirse vivo y activo, ser uno mismo, la tensión activa y confiada y vigorizante de sostener lo que me es propio; es una afirmación que manifiesta una unidad de identidad personal y cultural". Estos dos niveles, el de identidad personal y el de la identidad cultural, interactúan durante el desarrollo y se integran para lograr una unidad cuando se logra culminar exitosamente este desarrollo. ( http://www.geocities.com/ResearchTriangle/Thinktank/4492/noticias/erikson.htm}

De hecho, este autor escribe varias obras sobre el desarrollo psicosocial desde un punto de vista evolutivo, en el que se conjuncionan simultáneamente 1)las fuerzas biológicas con 2)las psicológicas y 3)sociales en un proceso que está ubicado tanto en el núcleo del individuo como en la comunidad donde participa y también en las sociedades que le sirven de referencia.

La Identidad se da como el resultado de tres procesos: biológico, psicológico y social, los cuales están en una interacción ininterrumpida de todas las partes y gobernado por una relatividad que hace que cada proceso dependa de los otros, lo que llama: "fisiología del vivir". Los procesos psicológico y social confluyen en uno solo: "En realidad todo el interjuego entre lo psicológico y lo social, lo referente al desarrollo individual y lo histórico, para lo cual la formación de la identidad tiene una significación prototípica, podría conceptualizarse sólo como una clase de relatividad psicosocial". Ibid

En esta relatividad de los procesos, el ambiente es definido no tanto como mundo exterior, o mundo de los objetos sino siguiendo a los etólogos alemanes, utilizando la palabra UNWELT, sino "como una realidad que no solamente nos rodea, sino que también está dentro de nosotros mismos". Ibid

Es por eso que la identidad contiene la historia de la relación entre el individuo y su sociedad y de la forma particular de solución encontrada frente a sus problemas. Así, los problemas entre el individuo y su sociedad son registrados en la identidad y a su vez la crean: "La Gestalt o conformación de identidad refleja la agrupación de elementos representativos de las fuerzas sociales al interior del individuo, así como la identidad explica en cierta forma cómo se construyen los valores que conforman la cultura." Ibid.

Por consiguiente, en la problemática de la prevención de drogas y de la formación de la identidad sana, se debe tomar en cuenta todo el conjunto de procesos, tanto biológico como psicológico y social que crean una corriente única:

"Aunque estos procesos han podido ser estudiados por disciplinas diferente que se han concentrado alternativamente en lo biológico, lo social o lo psicológico, debe ser obvio que la "fisiología" del vivir, es decir la interacción ininterrumpida de todas las partes, está gobernada por una relatividad que hace que cada proceso dependa de los otros. Esto quiere decir que los cambios observados en uno de estos tres procesos provocarán cambios en los otros y serán a su vez influidos por ellos. Es cierto que cada uno de estos procesos tiene su propia señal de alarma: dolor, ansiedad o pánico. Estas señales advierten sobre el peligro de la disfunción orgánica, sobre el deterioro del poder del yo y sobre la pérdida de la identidad grupal, respectivamente, pero cada uno anuncia al mismo tiempo una amenaza generalizada. En psicopatología observamos y estudiamos la autonomía aparente de uno de estos tres procesos a medida que éste recibe una exagerada acentuación a causa de la pérdida de la regulación mutua y del equilibrio general." Ibid.


Bibliografía:


http://www.geocities.com/ResearchTriangle/Thinktank/4492/noticias/erikson.htm

http://mauve_ciel.tripod.com/biografiaspsi/id7.html


Erikson E. (1968) Identidad, Juventud y Crisis. Bs. Aires, Ed. Paidós.

Tesis sobre La Identidad del Adolescente, Molla, 1978.

http://es.wikipedia.org/wiki/Erik_Erikson



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...